Dos estrellas y un superstar


Algunas curiosidades y precisiones sobre el reciente Nobel de Economía


El lunes 10 de octubre se anunció en Estocolmo a los ganadores del Premio Nobel de Economía. De todo lo escrito esta semana sobre ellos, ahora trataré de ofrecer ciertos ángulos que han llamado mi atención. 
Lo primero ha sido la manera en que los medios difundieron la información: el gran titular nombrando a Ben Bernanke —y su foto— y el nombre de los otros dos economistas en letra más pequeña —como vemos en el progresista The Guardian y en un periódico tan distinto como US News— y el titular del informe de Reuters que señala: “Bernanke and two professors win Nobel economics prize. Todo ello es una admirable señal de que hasta habiendo ganado el premio Nobel uno puede ser invisibilizado, y para que ello no ocurra tampoco en esta columna, señalaré que Bernanke ganó el Nobel junto a Douglas W. Diamond y Phillip H. Dybvig. (Nota para los jóvenes economistas: no confundir a Douglas con Peter, quien estudia asuntos fiscales y que ya ganó el Nobel en 2010).

Lo siguiente que llamó mi atención es que el comité del Nobel ha sido, como tantas otras veces, sensible a la coyuntura. No ahondaré en la gran incertidumbre en la que estamos sumidos a raíz de la pandemia y de la guerra en el este de Europa, pero sí sobre las perspectivas de la actividad económica para este año y el siguiente. Este año, casi cada mes, las multilaterales han ido ajustando a la baja sus proyecciones de crecimiento económico. Al ofrecer promedios a nivel mundial o regional, nos dejan pensando sobre los posibles desempeños país por país, en un contexto de alta inflación que llama a que los bancos centrales eleven la tasa de interés. Como sabemos, a mayor tasa de interés, menor será el número de proyectos de inversión que se ejecuten, y con ello menor será el nivel de crecimiento económico en cada país.

Pero volvamos al Nobel mismo. También me resultó interesante constatar que los tres economistas son coetáneos, habiendo recibido sus PhD a fines de los años 70 y publicado las investigaciones que motivaron su premio Nobel en los 80. 

¿Cuál fue el tema? El rol de los bancos y la regulación en el crecimiento económico. Al clarificar el rol del sistema financiero como intermediario entre depósitos del público —que pueden ser retirados en cualquier momento— y las inversiones que requieren un plazo de maduración para que generen ganancias, surge la necesidad de asegurarle al público que su dinero está siendo bien invertido. Entonces, esa seguridad se logra de varias maneras. Primero, pidiendo a los bancos que guarden (no inviertan) una fracción de sus pasivos para atender los diversos riesgos que enfrentan. Segundo, creando un fondo de seguro de depósitos. Tercero, que las autoridades tengan las herramientas y poderes para cuidar los riesgos en el sistema —no solo los de un banco en particular— y garantizar la fluidez de la cadena de pagos. Buena parte de la solidez de nuestro sistema financiero descansa en la implementación de estas recomendaciones por la SBS y el BCR.

Al ganar el Nobel, Bernanke, Diamond y Dybvig —estoy usando un estricto orden alfabético— han accedido a brindar conferencias de prensa y los algoritmos de los medios en internet han resucitado entrevistas pasadas. Les recomiendo la del programa estadounidense 60 Minutes, que Bernanke ofreció en 2009. Recordemos que en 2008 vivimos una de las mayores crisis financieras y económicas de la historia y Bernanke era entonces el presidente del Banco Central de Estados Unidos. El reportaje incluye una nota personal sobre los orígenes de Bernanke: nieto de un migrante que se estableció en el poblado de Dillon, Georgia; judío, cuya madre le recomendó no ir a Harvard ya que no tenía ropa para ello, y que tuvo que trabajar de mesero para vivir mientras fue estudiante de pregrado. Pero si buscan recomendaciones para la vida, no se pierdan el discurso de graduación de Princeton de 2013, donde fue profesor hasta que fue presidente de la FED: lo escucharán contar la respuesta que le dio Princeton cuando inquirió sobre su licencia como profesor. 

Ahora, la comisión del Nobel ha publicado una nota de prensa, una explicación para la difusión y un ensayo elaborado de manera técnica para los iniciados sobre las contribuciones que Bernanke, Diamond y Dybvig han realizado. Luego de la ceremonia de premiación, en diciembre de este año, estará disponible una nota autobiográfica de cada uno de ellos, como está la de los ganadores en el pasado. De ellas se aprende mucho y se los haré notar cuando estén disponibles.


Pensar, escribir, editar, diseñar, coordinar, publicar y promover este y todos nuestros artículos (y sus pódcast) cuesta y nosotros los entregamos sin cobrar. Haz click en el botón de abajo para contribuir y, de paso, espía como suscriptor nuestras reuniones editoriales.


1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba