Lima cumple miles de años

Natalia Sobrevilla
enero 17, 2021


Celebremos la fundación española de Lima, pero recordemos todo lo demás


Mañana, 18 de enero, celebramos 486 años de la fundación española de Lima. Sin embargo, como ocurre con casi todas las conmemoraciones, celebrar el nacimiento de la capital peruana en esta fecha es una elección, porque sabemos a ciencia cierta que los valles donde se asienta esta inmensa y compleja metrópolis han sido habitados, por lo menos, durante 4,000 años, como lo testifica la llamada huaca Paraíso en el actual distrito de San Martín de Porres.

            La campaña que trae a discusión una visión más antigua de Lima empezó a crecer de manera exponencial hace once años, cuando el periodista e investigador Javier Lizarzaburu lanzó el blog Lima Milenaria. No es que antes no tuviéramos noticias del cacique Taulichusco, una estatua lo ha recordado en el damero de Pizarro desde hace décadas. Tampoco es que desconociéramos la importancia de las huacas: la Pucllana en Miraflores comenzó a excavarse de manera rigurosa en los 1980. En las universidades San Marcos y Católica hay huacas y caminos incas, y —como nos recuerda Lizarzaburu— también existen los canales de regadío de este periodo en Surco y San Borja.

            El libro de 2018 de Gilda Cogorno y Pilar Ortiz de Zevallos, La Lima que encontró Pizarro, con ilustraciones de Susana Venegas, muestra con detalle la cultura de quienes habitaban estos valles a la llegada de Pizarro. En esta entrevista vemos que la intención de sus autoras era, justamente, hacer tangible la experiencia de las poblaciones locales en un espacio bastante distinto al que conocemos ahora, pero con algunos elementos que todavía podemos reconocer.

            ¿Qué significa pensar en la ciudad más allá de su creación española? Por un lado, nos permite descartar, en una experiencia más inclusiva, la idea de que Lima solo existe gracias a Francisco Pizarro y sus conquistadores. Nos permite otorgarle un lugar justo a quienes pasaron miles de años cultivando sus valles, pescando en sus ríos, lagos y playas, y recolectando la sal en sus salitreras. Nos hace posible imaginar una ciudad que no es simplemente ‘española’, sino también con una herencia prehispánica muy importante.

            No olvidemos tampoco que con los hermanos Pizarro y sus huestes llegaron también africanos, como lo relataron varios cronistas y cuyas historias recogen Maribel Arrelucea y Jesús Cosamalón. Entre ellos, Alonso Prieto, esclavo de Francisco Pizarro, Diego de Almagro y Hernando de Luque, que Pizarro liberó sin permiso de Almagro a la muerte de Luque. Arrelucea y Cosamalón relatan, además, cómo Almagro liberó a su concubina y esclava Margarita, quien a su muerte mandó decir misas por el alma de quien había sido su amo.[1] La presencia de afrodescendientes en Lima fue muy importante desde su fundación, quienes se afincaron desde el inicio en el barrio de Malambo.

            Entonces, cuando pensemos en la ‘tres veces coronada villa’, dejemos de lado la idea de una ciudad puramente hispana. Lima es y siempre ha sido indígena y mestiza, tiene una historia milenaria y si bien no está de más recordar el hito de la fundación de Pizarro, usémoslo como un pretexto para conocer más sobre la ciudad donde vive uno de cada tres peruanos. Pensemos en la historia de quienes han jugado un papel en su formación dejando de lado los mitos.

            La historia sirve tanto para iluminar como para oscurecer.  Las fechas celebratorias se pueden convertir, si no tenemos cuidado, en momentos para crear e imponer una narración particular sobre un espacio o un evento. Todo 18 de enero, por lo tanto, es la oportunidad para darle el lugar justo a todas las contribuciones que ha tenido esta enorme ciudad.


[1] LA PRESENCIA AFRODESCENDIENTE EN EL PERÚ – Arrelucea y Cosamalón, páginas 19 y 20)

4 Comentarios

  1. Isabel Perea Sobrevillla

    Me gusta esta visión más integral de la ciudad de Lima

    Responder
  2. Ana Ibarra Pozada

    Buen artículo, nos ubica, siempre hay que respetar a los que estuvieron antes, nuestros ancestros.

    Responder
  3. Júlia Roura

    Muy interesante y cierto.
    Felicitaciones

    Responder
  4. Javier omar

    Muy buena información, que debería impartirse en los colegios.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas Relacionadas

Al regístrarte aceptas nuestros Política de Privacidad

Natalia Sobrevilla

Estudió Historia en la PUCP y es PhD en la misma materia por la Universidad de Londres. Actualmente tiene a su cargo la cátedra de Historia Latinoamericana en la Universidad de Kent. Viene investigando sobre la formación del Estado y la cultura política en los Andes desde fines de la Colonia hasta el siglo XIX. Es autora, entre otros, de los libros Santa Cruz, caudillo de los Andes y Los inicios de la república peruana.