¿Una mujer presidenta?

Natalia Sobrevilla
marzo 7, 2021


En vísperas del Día de la Mujer tenemos dos candidatas a la presidencia, ¿pero puede alguna realmente llegar? 


En las elecciones de 2016 escribí que de darse una segunda vuelta entre Keiko Fujimori y Verónika Mendoza tendríamos una primera mujer presidenta, pero también una batalla electoral muy difícil. A pesar de que hoy ambas se disputan el segundo lugar en las encuestas, hay tantos candidatos aglomerados que es posible que ninguna pase a segunda vuelta.

            Keiko y Verónika, en aceras opuestas en cuanto a oferta electoral, son veteranas en las lides políticas, son madres de familia y presentan sus posiciones como metáforas sobre la crianza, sean estas con “mano dura” o con “caricias”. Pero más allá de sus ideas políticas —y sus activos y pasivos— me pregunto si los peruanos estamos preparados para asumirlas con una banda presidencial.

            Nunca antes en la historia habíamos tenido a tantas mujeres en cargos importantes: primera ministra, presidenta del Congreso y todas las instancias judiciales cubiertas por mujeres; también ministras y congresistas que nos han acostumbrado de cierta forma a ver a mujeres en el poder. Sin embargo, el Día Internacional de la Mujer y las reivindicaciones femeninas siguen siendo vistas como asunto de mujeres. Tanto así que en una reunión de coordinación de Jugo de Caigua, donde todes somos muy conscientes de los temas de género, se nos recomendó a las mujeres que podríamos escribir algo acerca del 8 de marzo.

            Me quedé pensando en el asunto y, al relacionarlo con las próximas elecciones, recordé que quienes se disputan los primeros puestos en las encuestas son dos hombres con, por decir lo menos, relaciones problemáticas con las mujeres. Yonhy Lescano, que va primero, está acusado de acoso a una periodista y en la red se puede ver la información detallada de los mensajes inapropiados que le enviaba. El miércoles pasado la periodista que lo acusa reveló su identidad, cansada de las demoras de la fiscalía.

            Rafael López Aliaga está en el grupo de los segundos y podría pasar a segunda vuelta si su tendencia de crecimiento sigue al alza. Su relación con las mujeres es problemática de otra manera: se declara célibe desde hace cuarenta años, pero más allá de su opción personal sobre su sexualidad, el problema está en el mensaje que presenta sobre lo que se espera de la mujer. Es “provida” y busca “exterminar” el currículo de género, así como empoderar al movimiento “Con mis hijos no te metas”.  Su candidata a la primera vicepresidencia,  Neldy Mendoza, ha declarado, entre otras perlas, que las mujeres deben ser vírgenes cuando llegan al matrimonio y que los anticonceptivos llevan a la violencia familiar y a la violación de la mujer. 

            Tenemos, entonces, la posibilidad de tener una segunda vuelta entre dos hombres que no parecen tener mucho respeto por los derechos de las mujeres. Uno de ellos va acompañado de una mujer ultraconservadora como él y muchas mujeres los apoyan abiertamente porque están de acuerdo con su visión tradicional de la familia. 

            Cabe entonces preguntarse: ¿estamos los peruanos realmente preparados para tener a una mujer como presidenta? Esto, sin tomar en cuenta que las propuestas de Keiko Fujimori también son las del conservadurismo en temas de familia y género, lo que nos lleva a preguntarnos incluso: ¿son los temas de la “mujer” exclusivos de las mujeres? 

            En mi opinión, claramente no lo son.  Hasta que toda la sociedad sin importar su género abrace el tema no habremos avanzado realmente. El Perú es un país muy conservador y esto se ha evidenciado con claridad en los últimos años cuando, ante movimientos hacia la apertura en temas de género, los grupos más conservadores de hombres y mujeres se han organizado para detenerlos.

            La única manera en que podemos hacer frente a este atraso social es que todes, los hombres y las mujeres que creemos en la urgencia de un mundo más inclusivo y una sociedad más abierta, trabajemos juntos. Si los hombres que apoyan esta lucha no se suman con acciones, las mujeres no podremos solas. 

            El Día de la Mujer no es solo para las mujeres.

3 Comentarios

  1. Helen Perea

    Perder todo lo ganado en el XXI
    Sería casi un escándalo!!

    Responder
  2. Isabel Perea Sobrevillla

    Muy buen artículo, directo al grano

    Responder
  3. zoila hernandez,

    el dia de la mujer no es solo para mujeres, es un buen final, es para toda la sociedad porque no somos minorias ni buscamos que nos regalen nada! solo exigimos derechos de igualdad real. felicitaciones, pero tb hubiera escrito un varon contigo

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas Relacionadas

Al regístrarte aceptas nuestros Política de Privacidad

Natalia Sobrevilla

Estudió Historia en la PUCP y es PhD en la misma materia por la Universidad de Londres. Actualmente tiene a su cargo la cátedra de Historia Latinoamericana en la Universidad de Kent. Viene investigando sobre la formación del Estado y la cultura política en los Andes desde fines de la Colonia hasta el siglo XIX. Es autora, entre otros, de los libros Santa Cruz, caudillo de los Andes y Los inicios de la república peruana.