Ministro, ¡lléveme a mí a Guadalajara!

Una carta que no llegó a la mesa de partes 


Hernán Migoya escribe novelas y cuentos y guioniza historietas.Es autor de los libros de relatos ‘Todas putas’ y ‘Putas es poco’. Ha novelado la crisis de identidad española en ‘Una, grande y zombi’ y dos de sus novelas transcurren en el Perú: ‘La flor de la limeña’ y ‘Los que murieron te saludan’. Su última novela, ‘Baricentro’, retrata la vida de la clase baja inmigrante en España. Ha sido galardonado por el Salón Internacional del Cómic de Barcelona al Mejor Guión del Año, lo cual es solo la punta del iceberg de su impresionante trayectoria en el mundo de la historieta.


Estimado ministro de Cultura:

He oído que ha echado a unos cuantos autores presuntamente pitucos y probablemente miraflorinos de la delegación de escritores seleccionados para representar al Perú en la próxima Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Creo que hasta ha expulsado a miraflorinas naturales del Cusco, cuya detección sin duda reviste un mérito superlativo y requiere de un ojo de lince que escapa a mi limitada comprensión. No era tan difícil añadir, sin purgas arbitrarias, nombres de selva y sierra —y hasta de la costa mediterránea, como pronto descubrirá—que en efecto no disfrutan tan fácil acceso a la sesgada proyección mediática centralizada en Lima. Y para que ahorita no haga mucho el ridículo incluyendo en su lugar a algún militante camuflado, de esos que visten con terno de abogado y lo más que han escrito es su firma en una orden de alejamiento, me ofrezco voluntario a ocupar alguna plaza que quede libre.

Claro, tal vez usted no haya oído hablar de mí, así que me presentaré. Me llamo Hernán Migoya y soy español de nacimiento y peruano de corazón. He vivido siete años en este glorioso país suyo, pero las autoridades nunca me concedieron la nacionalidad, por más que lo intenté, porque nunca logré percibir unos ingresos regulares que alcanzaran el mínimo exigido. O sea, soy un muerto de hambre, a qué ocultarlo. ¡La dignidad del pobre está conmigo! Y su partido defiende a los pobres, tengo entendido: y en ellos se incluye, imagino, a los pobres diablos como yo.

Hace unos años escribí un libro de cuentos muy simpático titulado Todas putas que a punto estuvo de ser prohibido en España. ¡Hasta en el Parlamento Europeo se discutió su contenido! Lo acusaron de misógino y machista, acusaciones completamente injustas, infundadas y falsas, pero que tal vez constituyan una carta de presentación idónea para usted y el resto de su gobierno, dado que también son acusados diariamente de lo mismo. Qué importa que en su caso sea con razón.

En el Perú también he escrito y publicado en la editorial Planeta un librito de poemas picantes que creo será muy de su agrado. Se titula 50 peruanas de bandera y está consagrado a loar la belleza de la mujer de su tierra. Lo protagonizan las más hermosas representantes de la farándula, la política y la cultura peruanas, y en ellas transcribo lo que me inspira su visión y la admiración que me despiertan. Lamentablemente, mi editor ejerció de censor y me obligó a eliminar el capítulo dedicado a Keiko Fujimori, que está muy chistoso y seguramente haría las delicias de usted y sus camaradas. Se lo puedo pasar bajo mano si así lo desea.

En mi faceta de editor he hundido una colección de superhéroes de un emporio editorial limeño, y eso sin duda le debe complacer, pues comparto con usted el desagrado por la colonización desde culturas ajenas, y especialmente si proceden del imperialismo USA. En ese mismo terreno he contribuido a rescatar clásicos de la historieta peruana, pero por el contrario no creo que eso le interese demasiado, porque se trata de esfuerzos llevados a cabo con un afán exclusivamente cultural.

Pero si los méritos mencionados no bastaran para justificar mi candidatura, le ofrezco también mi conversión ideológica: nunca me ha preocupado la ideología política de un sesgo u otro porque me interesa más bien poco el destino del ser humano, pero entiendo que llegó el momento de significarse, dado que el Estado ya empieza a decidir quiénes son los escritores a los que hay que apoyar y quiénes no obtendrán el favor del dinero público. Así pues, imagino que los autores afines a su partido contarán con mayores ventajas en la promoción institucional. Yo aspiro a obtener esas prebendas del poder, aunque ningún gobierno aspira hasta ahora a concedérmelas.

Sin embargo, como comprobará por la fotografía de mi perfil de autor, llego preparado para la ocasión: he adquirido una remesa de botellas del famoso ron Fidel, así que poco a poco me estoy volviendo comunista, como el hombre lobo. A base de tomar tragos, voy tomando también conciencia política. ¡Pronto seré uno de los suyos!

Le ruego considere pues mi deseo. ¡Nunca he sido invitado a la Feria de Guadalajara! A mi país natal le avergonzaría hacerlo, porque allá los mandamases poseen poco sentido del humor y a los satíricos nos tienen marginados.

Pero creo que usted estará orgulloso de mandar a un renegado del imperio español y además creador de un libro llamado Todas putas.

¡Ándele, pe!

4 comentarios

  1. Lucho Amaya

    🙂
    Gente madura en edad: Castillo, Bellido, Ciro Gálvez, etc. pero inmaduros en cuestiones de… ¿Identidad?… Sí, de indentidad puede ser.
    ¡Qué más decírles (benévolamente!
    Saludos

  2. Paulo Peña

    Cuántas estupideces juntas. En fin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × dos =

Volver arriba