El frenetismo de una feria


Un resumen acelerado de los libros que me tocó presentar en la FIL Lima


La semana pasada escribí sobre la alegría que me ha dado volver a la Feria del Libro de Lima en modalidad presencial y el gusto que ha sido reencontrarme no solo con los amigos, sino también con las y los lectores. 

Esta semana que pasó ha sido aún más intensa porque logré, finalmente, presentar de manera presencial mi libro del año pasado: Independencia. A 200 años de lucha por la libertad, además del que salió publicado en marzo de este año, Repúblicas sudamericanas en construcción. Hacia una historia en común. También tuve el gusto de ver en algunos puestos mi libro Los inicios de la República Peruana: “Viendo más allá de la cueva de los bandoleros” que salió justo antes de la pandemia y que solo fue presentado de manera virtual.

Uno escribe los libros en soledad y en silencio, pero siempre con ganas de entablar un diálogo, y para eso existen las presentaciones. Primero, con quienes tienen la generosidad de usar su tiempo para leernos y hacernos preguntas y comentarios en las mesas de presentación, y luego con el público, que a veces también hace preguntas o se acerca para compartir la razón de su interés por el libro y, a veces, hasta registrar el encuentro con un selfie. Nada se compara al contacto humano cara a cara.

Aunque muchos de mis trabajos han sido concebidos para ambientes académicos y para entablar debate entre especialistas, mi intención final siempre ha sido ampliar la conversación hacia un público más amplio, a toda persona que tenga interés por entender el pasado, y por ello me alegra inmensamente el interés en recintos como el que he descrito.

En esta feria muchos me han preguntado por qué tantos libros míos han salido al mismo tiempo. Por un lado, está el efecto de la pandemia, que retrasó la salida de algunos, pero también está el hecho de que los libros de Historia –imagino que no solo ellos– tienen diferentes tiempos de gestación.

Los inicios de la Republica Peruana reúne textos publicados previamente, algunos que aparecieron solo en inglés. El más antiguo fue mi tesis de maestría, que escribí en 1997 y que se publicó en forma de artículo hace veinte años. La compilación demoró mucho en hacerse realidad y, si bien salió a fines de 2019, el primer borrador fue entregado en 2017. Por otro lado, Repúblicas sudamericanas fue parte de un proyecto de investigación que tuvo dos partes, la primera de las cuales comenzó en 2012; por lo tanto, es el fruto de una década de trabajo en conjunto con autores que tuve la fortuna de convocar. El proyecto fue particularmente activo entre 2015 y 2018, tiempo en que nos reunimos más de cinco veces, además de escribirnos en paralelo. Este texto fue entregado a la editorial en marzo de 2020 y se demoró por temas prácticos de los editores.

A diferencia de los anteriores, el libro que sí fue escrito contra el tiempo fue Independencia: en tres meses, desde inicios de 2021, porque debía salir a tiempo para las efemérides del Bicentenario.  Si llegó a tiempo quizá sea porque desde 2009, cuando por primera vez le presenté la idea a un editor, no dejé de escribirlo en mi cabeza. Llevaba más de quince años haciendo la investigación para ampliar la lente del entendimiento de nuestra Independencia, más allá de la ciudad de Lima y, sobre todo, más allá de 1821.

Finalmente, hoy ha aparecido un libro en inglés que escribí con mi colega norteamericano Scott Eastman, sobre la independencia de toda la región: Independence and Nation-Building in Latin America. Race and Identity in the Crucible of War. Con Scott ya habíamos editado juntos un libro sobre el impacto de la Constitución de Cádiz de 1812, y desde 2019 habíamos planeado este libro. Incluso quisimos acudir a los archivos que nos faltaban, pero la pandemia nos obligó a encerrarnos en casa a escribir.

Queda pendiente la cristalización de un libro sobre la historia social del ejército peruano, un texto en el que vengo trabajando desde 2006. Esta publicación, y alguna sorpresa más derivada de mis artículos sobre la Independencia, es lo que prometo para otras ferias en las que espero nos volvamos a encontrar.

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + once =

Volver arriba